¿Qué cabe esperar del IoT en este 2022?

Cada vez que cambiamos de año, siempre nos surge la duda de hasta cuando podemos felicitar el año nuevo (algunos dicen que hasta el 17 de enero, San Antón). Pues algo parecido nos pasa cuando hablamos de tendencias tecnológicas.

Recientemente os hablamos de las tendencias tecnológicas que exponía la consultora Gartner para este 2022, y cuales eran nuestras impresiones, así que hoy vamos a centrarnos en qué cabe esperar del Internet de las Cosas este año.

Dependiendo de la consultora o empresa que se lance a predecir el futuro del IoT, encontramos diversidad de propuestas (y deseos, por qué no). Veamos algunas de ellas.

Imagen de Dollar Gill en Unsplash

Las tendencias de IoT según Forbes

Aunque Forbes es una revista especializada en los negocios y finanzas más que en tecnología como tal, analizan las que creen que serán las cinco tendencias a las que se enfocará el IoT durante este año.

IoT en el cuidado de la salud

Esto es algo que no para de crecer cada año. Con motivo de la pandemia y la imposibilidad de estar en contacto físico entre pacientes y médicos, el IoT ha sido una de las áreas en las que mayor desarrollo ha tenido: telemedicina, pulseras cuantificadoras, rastreadores, monitorización de constantes (monitores de presión arterial, frecuencia cardíaca, oxígeno, etc), sillas de ruedas, etc.

Gracias a los dispositivos IoT, los responsables médicos de muchos pacientes pueden conocer su estado de salud en tiempo real y sin la necesidad de estar presencialmente con el paciente, evitando así que el paciente se tenga que trasladar y estar en contacto con otras personas potencialmente infecciosas en las proximidades.

Imagen de National Cancer Institute en Unsplash

IoT y la seguridad

El uso de dispositivos IoT crece año tras año de manera exponencial. Tanto es así que Ericsson predice que para este 2022 habrá alrededor de 29 mil millones dispositivos conectados por todo el mundo.

Ante un nicho tan importante de dispositivos, está claro que la seguridad de los mismos es algo vital, pues pueden ser un reclamo importante para que atacantes malintencionados intenten explotarlos o piratearlos. Según Kaspersky, en la primera mitad de 2021 se produjeron un total de 1500 millones de ataques contra dispositivos IoT.

Quizás que alguien conozca la temperatura de nuestro salón no suponga mucho problema, pero imaginemos que eso implica que pueden acceder a nuestra red local -y por tanto a nuestros dispositivos, NAS, etc.- o que lo que piratean es un sensor médico, como los que hemos comentado previamente (algo que ya ha pasado).

Imagen de Also

IoT en computación Edge

A la hora de hablar de analítica con IoT, podemos decir que la computación Edge y los dispositivos IoT van de la mano. Una vez obtenida una métrica de interés, mandarla a un servidor en la nube para procesar la información en bruto y obtener un resultado no es la manera más óptima, por lo que normalmente se trata en el propio dispositivo y a la nube se manda ya el resultado del análisis. Esto implica varias ventajas, como que el cálculo se puede realizar mucho más rápido, y que lo que se manda a la nube es mucha menos información, pues no se mandan los datos en bruto sino únicamente el resultado (con lo que se aligeran las comunicaciones).

A este respecto, una de las ideas ganadoras de Innovators de Indra del año pasado, «Detección y reconocimiento de basuras en islas de reciclaje, que mediante el IoT y visión artificial mejora la recogida de residuos», consistía precisamente en esto; llevar a cabo un análisis en tiempo real en el propio dispositivo IoT, para mandar posteriormente el resultado del procesado a la nube en donde tomar decisiones al respecto.

Otra ventaja que implica el uso de estos dispositivos Edge tiene que ver con la privacidad, pues en caso de que se recopilen datos personales en el dispositivo IoT, el usuario cuenta con la custodia del mismo (siempre y cuando esté securizado), por lo que puede vivir algo más tranquilo sabiendo que sus datos no se suben a servidores externos.

IoT en los negocios y la industria

Esta es otra tendencia que todos los años se nombra, tanto por su importancia como por su tirón mediático. Las fábricas y las plantas de logística son cada vez más «inteligentes», por lo que se van automatizando cada vez más y más. Además, la disponibilidad de la robótica y la infraestructura de IoT «como servicio» significa que cada vez más empresas pequeñas comenzarán a aprovechar las oportunidades.

Otro aspecto a tener en cuenta es el uso de dispositivos portátiles así como el uso de realidad aumentada y realidad virtual, tecnologías que cada vez se usan más en un gran campo de aplicaciones y usos, como diseños, mantenimientos, simulaciones de procesos, gemelos digitales, etc.

Imagen de Crystal Kwok en Unsplash

Otro uso intensivo del IoT es en las operaciones de fabricación, donde esta tecnología incluye sensores instalados en la maquinaria para medir el rendimiento, llevar a cabo mantenimiento predictivo, prediciendo dónde ocurrirán fallas y averías antes de que ocurran, y reparar de manera más eficiente los equipos defectuosos.

IoT para organizaciones resilientes

Tras «proactivo», «resilencia» es la nueva palabra de éxito en todos los ámbitos. En el caso de las empresas, incluye ciertas disposiciones como garantizar que una empresa tenga las habilidades adecuadas para hacer frente a cambios generalizados, como el cambio al trabajo en casa y remoto, así como garantizar que no sufre pérdidas debido a la actividad de los competidores o mercados.

¿Y cómo entra el IoT en todo esto? Por ejemplo, reforzando la cadena de suministro mediante el seguimiento del movimiento de inventario entre empresas, proveedores y clientes, anticipando retrasos. Otra posibilidad es el monitoreo de los movimientos del personal alrededor de las instalaciones o monitorear la eficiencia de los trabajadores para comprender la rotación del lugar de trabajo y anticipar escasez de habilidades o problemas (esto lo dicen ellos, no nosotros, que conste).

Las tendencias de IoT según Perle

Perle es una empresa de tecnología que desarrolla y fabrica equipos de conexión en red, por lo que algo están metidos en este mundo, y también se animan a dar sus estimaciones de las cinco tendencias de IoT para este año.

Al igual que Forbes, coinciden en que el IoT en el cuidado de la salud, la seguridad y en los negocios y la industria estarán muy de boga. Sin embargo, también añaden otras tendencias sobre IoT que son interesantes de analizar.

IoT como tecnología usable

La integración de elementos de uso diario con el IoT es un hecho que vemos en relojes, camisetas, cascos de realidad virtual, chismes de fitness y gimnasio, etc.

Esto lo vemos entremezclado con la industria de la salud, tanto en ropa médica que cuantifica las constantes del paciente, como en ropa deportiva de alto nivel, en donde los deportistas están monitorizados en todo momento.

Imagen de internet

IoT en la expansión del 5G

De pocos nos sirve un dispositivo IoT si luego no podemos sacar la información de manera rápida (o incluso en tiempo real) y sencilla. Las conexiones inalámbricas son un must have de los dispositivos IoT, siendo la hiperconectividad y latencia mínima dos aspectos a tener muy en cuenta, y aquí es donde entra la tecnología 5G.

Actualmente las redes 5G se siguen desplegando por todo el mundo, pero conforme mayor sea la cobertura y disponibilidad, los dispositivos IoT podrán hacer uso de las mismas, aprovechando la eficiencia energética y las rápidas transferencias de datos, catalizando el crecimiento y avance del IoT.

Las tendencias de IoT según Network World

Pasando a Network World, una importante editorial tecnológica, se centran en que el IoT se va a transformar en un servicio a lo largo de este 2022, en donde los proveedores crearán soluciones Low-Code para simplificar las implementaciones. Coinciden, eso si, con el resto de opiniones en que la seguridad seguirá siendo un problema.

Nos dejan tres tendencias concretas, según sacan de la opinión del vicepresidente y analista de Garnet, Al Velosa.

IoT como aplicaciones comerciales

El IoT va a evolucionar, alejándose de una conectividad sencilla en la que se mandan datos a la nube y ya, para evolucionar hacia aplicaciones completamente integradas. Esto implica que las empresas no venderán exclusivamente el dispositivo IoT, sino que lo acompañarán con sus plataformas IoT (esto es algo que venimos viendo desde hace tiempo en proyectos con dispositivos IoT).

Esto conllevará a la evolución de muchas empresas, en donde las iniciativas que son importantes para la organización (seguridad y escalabilidad) deben abordarse a medida que se diversifican más.

Imagen de Bench Accounting en Unsplash

IoT y las preocupaciones por la seguridad

Al igual que en las otras tendencias, la seguridad es algo vital, la cual sigue siendo un desafío en parte porque exige seguridad en múltiples niveles: puntos finales, la red y la nube.

Como hemos visto, la cantidad de ataques que sufren estos dispositivos es elevado, y no basta con poner un candadito en el dispositivo, ya que el problema es importante, pues la responsabilidad de estos diferentes tipos de seguridad recae en diferentes partes interesadas:

  • El proveedor de la red: como responsable de una conexión segura.
  • El proveedor del dispositivo: como responsable de la seguridad física.
  • El proveedor de la nube: como responsable del back-end).

Existe por tanto un problema de acción colectiva que es complicado de atajar. Eso sin olvidar que estas preocupaciones podrían crecer aún más en el futuro cercano, a medida que tomen forma las implementaciones de IoT más generalizadas y las implementaciones en entornos más sensibles.

Imagen de Clint Patterson en Unsplash

IoT y el futuro sostenible

Se considera que uno de los impulsores clave del gasto (y por tanto uso) en IoT en el futuro próximo es la sostenibilidad. Esto se vería aplicado en sistemas de mantenimiento de edificios, que aseguran que las luces estén apagadas en habitaciones desocupadas, hasta en instalaciones industriales que monitorean el uso excesivo de energía o las emisiones tóxicas. Esto no deja de ser una aplicación industrial en el fondo, pero adaptado a las necesidades actuales de sostenibilidad.



Como vemos, este año 2022 viene cargado de propuestas y buenas ideas que, conforme pasen los meses, iremos viendo si se van materializando o no. Está claro que el avance del IoT es imparable a todos los niveles, desde los comentados gemelos digitales hasta controlar la cafetera espresso por voz, así que veremos cómo va evolucionando todo.

Esperamos que os haya parecido interesante, y si tenéis algo que añadir, dejadnos un comentario.

Imagen de cabecera de Robin Glauser en Unsplash

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.